Ads 468x60px

viernes, 2 de octubre de 2015

Entrevista a Alexandra Roma

 
Alexandra Roma es una autora española de Madrid nacida en 1987. Licenciada en Periodismo, con un máster en guion de ficción y dirección cinematográfica. Escritora de novelas románticas, periodista de cultura y gran emprendedora.

Además, ha participado en el departamento de dirección de algunas series televisivas españolas. Ha publicado en el Grupo Planeta Un océano entre tú y yo, con Esencia, y Aura cambia las zapatillas por zapatos de tacón y Aura tira los tacones y echa a volar con Click Ediciones. Así como, Latidos de una bala y Sangra y corazón: Juicio de genes con Éride Ediciones.

 

Para más información sobre la autora consulta:


¡Hola, Alexandra! Es un placer tenerte con nosotras esta semana, te damos la bienvenida a El Club de las románticas. ¿Qué te parece si empezamos a conocerte un poquito más?
  • Comenzaré proponiéndote algo, imagina que Alexandra Roma es uno de tus personajes protagonistas, ¿cómo la describirías con tintes literarios?
¡Qué complicado! Siempre se me ha dado fatal hablar de mí. Lo intentaré. “Alexandra Roma nació en Madrid. Hija única, pronto tuvo que desarrollar la imaginación para no aburrirse en casa por la ausencia de hermanos con los que pelear, ser cómplice y divertirse. Se podría decir que Disney la dejó afectada con una especie de secuela por la que el eje de todas sus historias era una bonita historia de amor. Eso sí, los protagonistas masculinos poco o nada se parecían a esos príncipes azules de hermosa armadura. Y las protagonistas femeninas también eran harina de otro costal. Fuertes, valientes, únicas y especiales. Ella, sin embargo, era una chica muy normal, común, pero no por ello infeliz. Le gustaban las pequeñas cosas de la vida como, por ejemplo, estar una tarde de verano con sus amigos comiendo pipas en el frontón de su pueblo hasta que se le cortaban los labios y le dolían las mejillas de reírse. Los animales, los libros, el cine y su gente, su pasión, ser feliz y disfrutar de esta vida porque es un regalo, su lema.”

  • A la hora de leer, ¿qué tipo de géneros escoges?
¡Todo tipo de géneros! Me gusta leer varios para no “hartarme”. Es decir, me puedes ver una semana con una juvenil, la siguiente un clásico, la otra un drama… y así en bucle. El único patrón que sigo es que cuando llega el sol, el calor y las vacaciones tiendo a leer novelas más ligeras y en invierno me apetecen más profundas.
  • ¿Podrías recomendar dos libros románticos a nuestras lectoras?
¿Sólo dos? ¡Es complicado! Recomendaría todos los de Beta Coqueta (Elisabet Benavent) pero especialmente la saga ‘Persiguiendo a Silvia’ y ‘Encontrando a Silvia’ y ‘Flores en el ático’ de V.C Andrews.
  • ¿Siempre has soñado con ser escritora?
Lo primero que me gustaba era escribir, lo de intentar ser escritora vino después. Si con soñar ser escritora te refieres a vivir de ello, no. Me encanta mi trabajo y no podría renunciar a él para dedicarme en exclusividad a la escritura. Sin embargo, desde que empecé con la primera novela soñaba con compartirlo con lectores para que vivieran lo mismo que yo en el proceso.
  • ¿Cómo es el día a día de Alexandra Roma?
La verdad es que suelen ser un misterio. Soy un poco “gafe” o el Karma se centra demasiado en mi persona y suelo tener una anécdota por día. Por ejemplo, recuerdo un día que iba a ir al rodaje de Víctor Ros y, esperando al coche de producción enfrente de una terraza llena de turistas, me cagó una paloma en la cabeza que como mínimo debía ser mutante por todo lo que salió de su pequeño cuerpo. Obviamente estos me hicieron fotos y no me quedó más remedio que reírme. En cuanto a mis rutinas, me levanto, doy de comer a las bestias de mi casa (gata y conejo), voy a trabajar, vuelvo y me pongo con el teclado, leo, veo una serie o película o salgo por ahí. Eso sí, durante todas las rutinas me meto una cosa así de un millón de veces a las redes sociales. Tengo un problema y debo desintoxicarme (Risas.).
  • ¿Es difícil compaginar tu carrera periodística con la literaria?
¡Para nada! Lo malo es que siempre estoy hasta arriba de cosas que hacer, pero no me importa porque adoro las dos facetas de mi vida. He logrado convertir mi pasión en mi trabajo y eso me hace ser una afortunada.
  • ¿Cuántas horas al día dedicas a tus historias?
Depende. No tengo horario preestablecido. A veces con una hora tengo suficiente y otras estoy diez y se me pasa volando.
  • Cuando escribes, ¿sigues un esquema preconcebido o te dejas llevar por la imaginación?
Tengo un esquema mental de lo que quiero transmitir, como si fuera un titular en una frase. También sé como empieza y como termina. Después me dejo llevar y que los personajes y sus situaciones tomen el timón.
  • Gracias a tu Erasmus en Roma, tu vida cambió considerablemente. ¿Qué te llevó a lanzarte con Planeta?

Siempre había soñado estar con Planeta. Cuando empecé solía bromear diciendo que algún día ganaría el Premio Planeta. Sin embargo, yo misma pensaba que era imposible que una editorial como esta me hiciese caso. Les mandé la novela por correo postal y, sinceramente, no creía ni que se la fueran a leer. Un año y pico después Esther Escoriza, editora de Esencia, me llamó una mañana cambiándome la vida.

  • ¿Has contado con el apoyo de tu familia? ¿Cómo reaccionaron cuando les dijiste que te iban a publicar?
Siempre. Mi familia y amigos lo viven como si mis triunfos y mis fracasos fuesen propios. Ellos me llevaban viendo muchos años luchar. Eran testigos de cómo me ponía triste con cada negativa y también de que al día siguiente me levantaba con fuerzas renovadas para empezar una nueva historia y seguir intentando conseguir mi sueño. El día que se lo dije se emocionaron. Yo estaba en schock.
  • ¿Por qué decidiste utilizar el seudónimo de Alexia Roma para tus novelas romántico adultas, y tu verdadero nombre para dramas y juveniles?
Me lo aconsejó mi editora y como ella entiende más de este mundo me pareció bien. En principio era para que el público, dependiendo de mi firma, supiese que tipo de historia se iban a encontrar. No obstante, finalmente creo que me quedo con Alexandra Roma para todas las novelas.

  • A pesar de tu juventud, ya has sacado al mercado cuatro novelas. ¿Cómo describirías tu incursión en el mundo literario?
Fue con una historia muy complicada sobre los campos de concentración nazis en la segunda guerra mundial. Ahí es poco. Empecé a escribir para mí, pensando que no sería constante y nunca la terminaría. Pero lo hice. Lo conseguí. Entonces la publicaron y me entraron unos nervios que se calmaron por la buena acogida que tuvo por parte de los lectores y las reseñas.

  • ¿Qué nos puedes contar de Sangre y corazón: Juicio de genes y Latidos de una bala?

Sangre y corazón: Juicio de genes es una novela romántica histórica muy dramática que se centra en la historia de amor de una alemana y un judío en los campos de concentración nazis. Es una novela con un marco muy complicado y aun así creo que tiene una de las historias de amor más reales que se pueden leer.


Latidos de una bala es una novela romántica en la que el argumento gira entorno a la camorra napolitana y la historia de amor de una estudiante española que va de vacaciones allí en verano y uno de los principales narcos. También tiene mucho misterio.
  • Centrándonos en Aura cambia las zapatillas por zapatos de tacón, me gustaría que nos relatases, ¿cómo surgió la idea de crearla?


Habíamos estado hablando de la etapa universitaria en la oficina, de esos sueños, ilusiones y ganas de comernos el mundo y si se habían cumplido o no. La idea se quedó en mi cabeza y, volviendo a casa en un atasco monumental de Madrid, me vino la imagen de ella a la cabeza y de repente supe que quería contar su historia.
  • Tu personaje Aura es una joven de 18 años que al llegar a Madrid para comenzar la universidad no sólo se encuentra con grandes retos, sino también con una increíble historia de amor. ¿Guarda relación la historia de tu protagonista con algo que hayas experimentado?
¡Ojalá! Si me dejasen vivir su historia firmaría ahora mismo. Yo también me fui a vivir sola a Roma, pero en mi caso fue muy diferente. Lo único que he metido mío en el libro han sido algunas anécdotas como, por ejemplo, que mis amigos también me hicieron una fiesta sorpresa cuando me marchaba de Erasmus con caretas con mis peores poses. Es una especie de guiño para ellos.
 
  • ¿Cómo describirías la personalidad de Aura?
Soñadora, bondadosa, optimista y con las ideas muy claras. Aura es de esas personas que mira el mundo de manera diferente y que quiere crecer disfrutando al máximo de las etapas que le ofrece la vida.
  • Ismael y Víctor son los protagonistas masculinos, ¿qué les diferencia?

¡Son lo opuesto! Mientras que Ismael es el actor de moda bastante extrovertido, irresistible y amante de los focos y las cámaras, Víctor es un cantautor introvertido, misterioso y consumido en el arte con su guitarra. Cada uno aporta un tipo de amor diferente a la protagonista. Habrá que ver en la segunda parte cuál es el elegido. Yo lo tuve claro desde el inicio.

  • Además, ya has preparado la continuación que recibe el título de Aura tira los tacones y echa a volar. ¿Qué nos puedes adelantar?
¡Sí! Sale el 1 de octubre. Os puedo adelantar que comienza en Londres, que trata los temas de interés sociales de la anterior y añade otros nuevos y que es mucho más romántica e intensa, con un final épico que espero que les deje huella.
 
  • ¿Por qué deberían optar por tu novela los lectores?
Creo que es una novela que se siente. Una historia en la que es muy fácil empatizar con la protagonista y ponerte en su piel, para sufrir, disfrutar, vivir y enamorarse como ella.
                                                                                            
  • Y tu historia Un océano entre tú y yo, ¿de qué va?
Un océano entre tú y yo es una historia con mucha acción e intriga centrada en el narcotráfico en las Rías Baixas con un triángulo amoroso de fondo entre un escolta, su protegida y un narco.

  • ¿Podrías hablarnos brevemente de sus personajes principales?
Adriana Sierra es el personaje principal. Es la hija mediana del alcalde y es un personaje fuerte, decidido, al que admiro muchísimo. No entiende la vida de la misma manera que su familia y entre sus prioridades no está enamorarse, pero la muerte en extrañas circunstancias de su hermana melliza la mete de lleno a una investigación en la que encontrará un amor más profundo, intenso, real y único que si se lo hubiera propuesto.

Hugo Molina es el escolta de Adriana. Después de pertenecer a un cuerpo de elite se ve relegado por un oscuro acontecimiento de su pasado. Cuando llega a Galicia piensa que su nuevo puesto será aburrido, rutinario y sin ningún tipo de aliciente especial. Eso es porque todavía no sabe que conocerá a Adriana. Formal y rígido con las normas, todos sus cimientos se vendrán abajo cuando empiece a sentir por estas cosas que le están prohibidas.

Iago Molina es un narco ambicioso, oscuro, duro y sin corazón. Un personaje del que no puedo hablar mucho porque sería un spoiler.

  • ¿Tienes nuevos proyectos en mente?

¡Siempre! Tengo muchas historias en mi cabeza pero ahora mismo me encuentro escribiendo una novela new adult, un drama nada intuitivo y muy diferente a todo lo que hay en el mercado.

  • Por último, me gustaría que abrieses el apetito a nuestras autoras con una escena de una de tus cuatro novelas, la que más te guste.

Como falta poco para que salga el desenlace de la bilogía de Aura, os dejo una escena de ella y Víctor en la primera entrega. Espero que os guste.

Víctor se pasó la mano por el pelo nervioso. Se acercó con paso firme y decidido hasta envolverme entre sus brazos. Escuché su corazón y comprobé que, como sucedía últimamente, se acompasaba con el mío. Nos apretamos y estuvimos un rato disfrutando de ese gesto. Poco a poco se separó y me agarró de la cintura mientras yo hacía lo mismo enlazando mis manos en su cuello. Nos mecimos al ritmo de la canción sin apartar los ojos el uno del otro. Amaba el tono marrón de estos, su mandíbula cuadrada, su sonrisa rebelde, su extraña manía de morderse el labio, su pelo desaliñado, sus cejas, el lunar de su mejilla…, todo. Le amaba con tal intensidad que me dolía físicamente estar tan cerca y no poder besarle. Aunque sonase exagerado, de buena gana habría dado hasta mi propia vida por probar a qué sabían sus labios. Era consciente de que no era normal. De que querer tanto debería estar prohibido o existir medicinas para calmar esa intensidad que te azotaba por dentro.
—Joder, Aura, cuánto te quiero.

Apreté los ojos. Quería que esa expresión, con su voz, fuese lo primero y lo último que escuchase cada día. Tanto tiempo la había esperado que, cuando llegó, fue mejor de lo esperado. Provocó que levitara, mis pies se movieran solos y yo me sumiese en ese estado del que había oído hablar a los enamorados, una felicidad tan suprema y pura a la que me volví adicta inmediatamente.

—Y yo —susurré en su cuello—. Pero yo de verdad.

—¿Y qué te crees que es lo mío? No sabía que se pudiera amar tanto a una persona, Aura, y es que lo hago con todo mi ser. El cien por cien de Víctor es tuyo.

Ahí estaba. Yo, que nunca me había conformado con una relación al ochenta por ciento, había localizado a mi cien por cien.

Fijé mis ojos grises en los suyos. Ahora o nunca.

—No. No me estás comprendiendo. —Tragué saliva—. Lo que intento decir es que, pese a las advertencias, estoy perdidamente enamorada de ti desde hace tanto tiempo que las mariposas, ansiosas, han destrozado mi estómago y las entrañas porque quieren llegar a tu lado y decírtelo ellas mismas ante mi cobardía. —Las pulsaciones aumentaron—. Lo que pretendo que entiendas es que en un día pienso dieciséis horas en ti y ocho sueño contigo.


Pues muchas gracias Alexandra ha sido todo un placer contar con tu presencia en El Club de las románticas, te deseamos todo lo mejor en esta aventura literaria.

Muchísimas gracias a vosotras por la entrevista. He disfrutado mucho. Un beso enorme.  


Aura cambia las zapatillas por zapatos de tacón

Mi nombre es Aura Núñez. Tengo 18 años y este año he abandonado el seno familiar, dejando atrás al santo de mi padre, la maniática de la limpieza de mi madre y el zopenco de mi hermano, para venir a Madrid a estudiar en la Universidad. La meta la tengo clara: quiero crecer, evolucionar, quemar etapas hasta dejar atrás mis converse usadas y calzar unos buenos tacones con los que pasear por la Castellana como la mujer de éxito que aspiro a ser.

Pero la experiencia no es tan sencilla como imaginaba. La independencia, mis compañeras de piso, las clases, mis sueños, dudas, y, lo más importante, encontrarme a mí misma en el caos de mi existencia, aprender a vivir.

Para complicarlo todo un poco más, conozco a dos chicos, Víctor e Ismael, con los que mi universo cambia irremediablemente. Un cantautor solitario, atractivo, repleto de tatuajes y enigmático, capaz de tocar en lo más profundo de mi corazón con cada nota que arranca a su guitarra y un actor popular, sexy, con una sonrisa arrebatadora y provocador que me asegura que es el protagonista de mi ‘Para siempre’ de cuento de hadas. Y mi mundo se tambalea al descubrir que amar a alguien con los cinco sentidos no siempre es fácil, sumergida en un amor tan intenso, profundo y único que temo que mi pobre corazón no sea capaz de soportarlo, ¿me acompañas en la aventura de mi vida?


Aura tira los tacones y echa a volar


Ha pasado ya un año desde que llegué a Madrid. Durante ese tiempo he experimentado la independencia, he hecho nuevos amigos y me he enamorado hasta el límite de que amar más era imposible. Sin embargo, septiembre ha llegado y con él una nueva etapa repleta retos, emociones, ilusiones y sentimientos.

Voy a empezar a estudiar periodismo, el grado que siempre he soñado, como una idealista cuya única meta es el cielo a pesar de que no tenga alas y existan claras posibilidades de que acabe mi viaje por las alturas, cayendo de golpe al suelo, a la altura de la cola del paro para ser concretos. Por lo menos contaré con la ayuda de Sara, Vilma, Ana y Dani que me acompañarán por el complicado mundo de los “becarios-precarios” y muchas experiencias más, y un nuevo ente que llega a mi vida para ponerlo todo patas arriba, Christian, mi hermano.

Y, por supuesto, también está Víctor, ese cantautor que invadió con la tinta de sus tatuajes mi corazón al completo y al que voy a visitar a Londres con la firme propuesta de abrirme en canal para confesarle toda la verdad y asumir su respuesta, para bien o para mal. E Ismael que regresa dispuesto a recuperar el tiempo perdido y darme todo lo que yo necesitaba, esa relación por la que un día quise que se viniera el suelo de mi cuarto abajo. ¿Me acompañas en el último tramo de esta historia, ayudándome, sufriendo, riendo y sintiendo conmigo? ¿Ponemos juntas el punto y final?


Sangre y corazón: Juicio de genes 
 
Más de cuatro millones de personas pasaron por Auschiwtz durante la II Guerra Mundial. Se estima que por lo menos tres millones murieron, miles enfermaron y cientos trabajaron para el III Reich. Detrás de una puerta de acero y rodeados por una alambrada electrificada estaban, entre otros, polacos, judíos, alemanes, hombres, mujeres, niños, gitanos, gays, discapacitados y desertores. Los supervivientes narran que el miedo, el sufrimiento y la incertidumbre eran los sentimientos que dominaban los barracones. En aquellos cuarenta kilómetros cuadrados el mundo de los seres humanos dio paso al de los animales. Un lugar donde los castigos formaron parte de la rutina diaria y la supervivencia se convirtió en la única meta. Preguntar estaba prohibido y en su lenguaje no existía la palabra esperanza. Los inconformistas intentaron escapar y acabaron en una fosa común y los resignados trataron de adaptarse al rol que les habían asignado viviendo en un mundo donde sólo el azar les dejaba seguir respirando. El amor se convirtió en debilidad. Así, de manera progresiva y sin darse cuenta, muchos lo cambiaron por el placentero odio. Sólo hubo dos rebeldes que se resistieron, dos adversarios, una carcelera y su preso, que contra todo pronóstico se enamoraron. Ésta es la historia de una mujer perdida que encontró su camino de la mano de su esclavo y un hombre que vio la luz en la oscuridad de una asesina. Es la manera de explicar cómo un corazón judío muerto volvió a latir impulsado por la sangre aria.

Latidos de una bala
 
 
Unas vacaciones. Nápoles (Italia). Y Romeo Leone, un joven mafioso oscuro, frío y peligroso, perteneciente a Los Salvatore, una de las dos familias que manejan la ciudad a su antojo, bajo una tela de araña de corrupción y muerte. La vida de Romeo, hasta ahora dominada por las armas, los chantajes y las persecuciones, pasar á a un segundo plano cuando se inmiscuya en su camino Berta, una estudiante universitaria española, que hará que su propia vida, regida hasta ese momento por el control y el poder, se convierta en una red donde los sentimientos hagan de él un ser inseguro y vulnerable.




Un océano entre tú y yo

Hugo Molina fue relegado de su puesto como oficial en la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (UDYCO). Los antepasados de Adriana Sierra ci­mentaron su fortuna gracias al narcotrá­fico en Vilagarcía de Arousa. Su padre, alcalde de la ciudad, pasa los días tra­tando de probar que la corrupción no se lleva en los genes. Dicha actitud pone a su familia en peligro, por lo que la joven se ve obligada a aceptar la protección de un guardaespaldas. Hugo no tiene problemas para reprimir sus sentimientos hacia Adriana siem­pre que se mantengan a una distancia prudencial, pero cuando ella le hace participar en la investigación de la muerte de su hermana, el control se le escapará de las manos. A pesar de que la primera regla de un escolta es no intimar con sus protegidos, el amor no entiende de normas y los protagonistas de esta trepidante novela se verán consumidos por las devastadoras llamas de la pasión.

2 comentarios :

Mis Momentos De Relax. dijo...

Hola! he leído todos los libros que tiene publicado y es mi escritora preferida porque todos sus libros son distinto y escrito con una pluma exquisita. Acabo de descubrir tu blog me quedo por aquí como seguidora.
Besos.
Mis Momentos De Relax.

alexiamars dijo...

Gracias guapa!!! Sí es maravillosa, gracias por pasarte por el blog. Un besazo :)

Publicar un comentario

 
Blogger Templates