Ads 468x60px

lunes, 20 de julio de 2015

¿Cómo ponerme a escribir? Trucos básicos que os ayudarán

Hola románticas,

Hoy os traigo un post sencillito pero que nos ayudará a marcarnos pautas para nuestra próxima novela. Y es que lo más difícil que tiene una escritora es eso mismo, escribir. Me explico, nos llega una idea y empezamos a perfilar una historia, ese mismo día no vemos el momento de hacernos con el teclado del ordenador y ponernos a redactar todas las ideas que han ido surgiendo en nuestra mente, al día siguiente quizá también pero conforme pasan los días y a pesar de lo que nos está subyugando nuestra nueva historia el ritmo de redacción disminuye a causa de la cotidianidad de nuestra vida diaria que nos va imponiendo obligaciones que relegan el relato. Éste es el terrible mal que padecemos todas, por eso os voy a dejar con unos consejitos que os ayudarán a establecer una rutina diaria y sacar el máximo partido a vuestra escritura. ¡Allá vamos!






  1. Libreta y boli. Vale, este es un consejo muy arcaico pero es que se nos olvida ( y a mí la primera). Siempre debemos tener a mano papel y bolígrafo para escribir todo aquello que se nos ocurra. Cuando cursaba la carrera una profesora me dijo que la inspiración auténtica, esa que te mantiene durante un rato escribiendo como si fueses una máquina, se experimenta solamente durante tres horas al día. Por ello, imaginad la tragedia griega que sería que nuestra idea maestra (al estilo J.K Rowling en el tren cuando esbozó Harry Potter) se nos olvida porque durante esas tres horas de creatividad máxima no estamos frente a una libreta u ordenador. 
  2. Imponte una rutina. Analiza tu día y escoge en qué momento es mejor para ti escribir, en vuestros blogs he leído que algunas preferís a primera hora de la mañana, otras antes de iros a trabajar, en el descanso de medio día e incluso, por la tarde o noche. Bien, sea cuando sea, saca esa hora diaria para dedicarle a tu manuscrito. Verás como los resultados son increíbles. Sí, lo ideal es dedicarle ocho horas diarias pero conforme está hoy en día el panorama laboral imagino que muchas no disponéis de ese tiempo, así que esta hora (dos o tres, como veáis) será perfecta para ir avanzando. Y eso sí, oblígate a cumplirla. Otro punto a tener en cuenta es la norma no escrita del hábito: "Son necesarios 21 días para restablecer o romper un hábito". Paciencia, románticas, veréis como con tesón os haréis a vuestra nueva rutina.
  3. Haz un esqueleto inicial. Tienes que planificar tu objetivo, por lo que deberías hacerte un esquema inicial en el que indiques todo aquello que aparecerá en tu novela. Puedes empezar por las sensaciones o tramas e ir avanzando después con personajes y detalles. En mi caso suelo plasmar la idea a rasgos generales y arranco los primeros capítulos (soy de esas que se inspiran conforme escriben), con cada página pienso en las próximas y me voy apuntando ideas para continuar al día siguiente sin tener que perder un rato pesando en cómo despegar. Creo capítulo, pienso en los dos siguientes. No obstante, la regla básica es tenerlo todo formado antes de comenzar el relato.
  4. No pares. Se recomienda no atascarse cuando algo no salga, por ejemplo una frase que no te sale como te gustaría. Suele provocar una pérdida de inspiración. Sigue escribiendo y otro día retomas el párrafo, verás como al final lo logras.
  5. Adiós editor. Este es un problema del que yo peco mucho, cuando hago un párrafo me gusta "limpiarlo". La editora interna que hay en mí busca que este texto este libre de faltas o errores sin ser consciente que eso retrasa mi escritura y seguramente me haga perder la concentración. La edición la debemos dejar para el final del libro (lo que yo hago es corregir al final del capítulo, así no me interrumpo el ritmo de escritura y doy palio el ansia de mi editora interna).
  6. Fuera Internet. Cuando se escribe, se debe alejar todo aquello que distraiga e Internet lo hace. Esta es la norma de oro, pero no os mentiré diciéndoos que la cumplo porque no es así. De hecho, a mí me funciona al revés. Cuando me pongo a escribir y se me ocurre de repente algo buceo en Internet buscando documentación y en vez de interrumpir mi concentración me sucede lo contrario, pues siempre hay un dato nuevo que enciende una luz interna y me inspira para una escena o personaje que no tenía previsto. 
Como veis románticas, a pesar de las normas básicas cada una somos un mundo, por lo que sólo nosotras mismas sabemos qué es lo que más nos conviene. Eso sí, deberemos ser leales a nuestra novela y obligarnos a dedicarle al menos una hora diaria. No dejéis que el día a día os arrebate vuestra pasión, luchad por ella y cosecharéis resultados.



2 comentarios :

Fadeta_arual dijo...

Será cuestión de ponerse a ello. Gracias por los consejos.

¡¡ Nos leemos !!

alexiamars dijo...

¡Claro que sí!

Gracias por pasarte por el blog, un abrazo :)

Publicar un comentario

 
Blogger Templates